La estatua, que originariamente tenía todo su cuerpo recubierto de pan de oro y estaba situada dentro de un templo, data del siglo XIII. Pero un tsunami ocurrido unos años después de su construcción destruyó el templo y el recubrimiento, dejando la estatua al aire libre, tal y como la podemos contemplar ahora.

Justo delante del Daibutsu hay un pequeño altar donde la gente deja sus ofrendas a Buda, esencialmente flores y frutas.

El Daibutsu se encuentra sentado, con las piernas cruzadas y las manos en posición de meditación.

Aunque se puede visitar el interior del Daibutsu por un módico precio de 20 yenes no creímos que fuera necesario y no lo hicimos. En la espalda tiene dos ventanas para la iluminación y la ventilación del interior.

Daibutsu, en el Templo Kotokuin

Continuamos con nuestra visita a Kamakura haciendo la siguiente parada en el templo Kotokuin, situado a poca distancia del Templo Hasedera. Lo más destacado del templo Kotokuin es el Daibutsu, una estatua de bronce que con sus 13,35 metros de altura y 121 toneladas de peso es la estatua dedicada a Buda más grande de todo Japón después de la de Nara, la cual habíamos podido ver en nuestro anterior viaje en el 2009. La entrada para ver el Daibutsu nos costó 200 yenes, alrededor de 1,5 €. Nada más entrar te encuentras con una enorme explanada con el Daibutsu en el centro.

Komachidori, la calle más comercial de Kamakura

Se acercaba la hora de comer, así que tomamos un autobús de vuelta a la estación de Kamakura y desde allí nos adentramos en Komachidori, una calle bastante larga repleta de restaurantes y tiendas. Después de descartar varias opciones nos abordó una señora bastante mayor y nos indicó si queríamos comer. Se dió cuenta de que éramos españoles cuando nos escuchó hablar entre nosotros y nos indicó que tenía carta en español. Perfecto. La señora nos condujo a través de un pasadizo hasta su pequeño restaurante donde solo había dos mesas y una pequeña barra, detrás de la cual se encontraba otra señora mayor que era la cocinera. La comida no era muy abundante pero estaba bastante buena y el precio fue muy económico.

Santuario Tusugaoka Hachimangu

Después de comer continuamos por Komachidori hasta llegar al final de la calle, donde nos esperaba el complejo que alberga el Santuario Tusugaoka Hachimangu. Se encuentra situado al final de la calle Dankazura, una larga avenida con una acera central repleta de cerezos. En la entrada al complejo hay un gran Torii que da paso al camino que lleva hasta el Santuario. Tras pasar por debajo del Torii podemos ver dos estanques, uno a cada lado del camino.

Sala de ceremonias y templo principal

Continuando por el camino principal y después de cruzar un pequeño puente de madera llegamos hasta la Sala de Ceremonias (Maiden) donde se ofician bodas y diversos rituales.

Justo detrás del Maiden nos encontramos con una escalinata al final de la cual está situado el templo principal del complejo, el Jogu, dentro del cual hay un museo que se puede visitar todo el año. Justo al lado de la escalinata hay un tronco cortado de un enorme árbol de miles de años de edad, que se mantuvo en pie hasta el año 2010. También encontramos unos barriles de sake como ofrenda al templo, similares a los que habíamos visto en el Parque Yoyogi en Tokio.

El estanque sagrado

Volvimos a bajar la escalinata y nos dirigimos hacia la parte derecha del complejo, donde descubrimos el Estanque Sagrado. Había un niño jugando con una tortuga en el estanque y cuando Raúl y Jose se le acercaron para hacer fotos a la tortuga el niño, ni corto ni perezoso, metió la mano en el estanque y sacó la tortuga para enseñársela. Una anécdota muy divertida.

Pin It on Pinterest