Parque Ueno

En nuestro anterior viaje a Tokio en el verano de 2009 elegimos instalarnos en un Ryokan (hotel de estilo tradicional japonés) en el barrio de Asakusa. Y nos gustó tanto el barrio que decidimos volver a visitarlo. Así que después del madrugón y del desayuno pertinente en el hotel salimos hacia la estación para tomar el tren y dirigirnos a Asakusa. Pero esta vez decidimos hacer una pequeña parada antes de llegar a la estación para echar un vistazo rápido al parque de Ueno, aunque solo a una parte, ya que es un parque bastante grande con varios museos e incluso un zoológico. También es conocido por albergar la estatua del último samurai, la cual habíamos visto en 2009.

Estuvimos haciendo unas cuantas fotos en la Charca Shinobazu, cuya superficie está toda repleta de plantas de la Flor de Loto, con sus hojas verdes de un tamaño considerable y sus características flores rosas. En el centro de la Charca hay una pequeña isla donde se encuentra el Templo Bentendo, un templo budista dedicado a Benten, Diosa de la fortuna, el amor, la música y el conocimiento.

Templo Senso-ji, Asakusa

Después de tomar una cuantas fotos nos dirigimos, ahora sí, a la “Ueno Station” a coger el metro hacia Asakusa, apenas unas tres paradas de la Línea Ginza. Al salir de la Estación de Asakusa nos dirigimos directamente hacia Kaminarimon, la Puerta del Trueno. Llama la atención el gigantesco farol de color rojo de unos 4 metros y más de 650 Kg de peso colgado del centro de la puerta. A los lados hay dos figuran representativas de los Dioses Raijin (Dios del Trueno) y Fujin (Dios del Viento).

Al atravesar la puerta accedemos a una de las calles comerciales más concurridas y más famosas del barrio de Asakusa, la Nakamise Dori, repleta de tiendas y de puestos de souvenires. Al otro extremo de la Nakamise Dori es donde nos encontramos con la entrada al recinto que alberga el Templo Senso-ji. No estuvimos mucho rato en la Nakamise Dori ya que el plan era visitar primero el Templo y luego volver a las tiendas.

Una vez atravesamos completamente la Nakamise Dori llegamos a la puerta principal del complejo del templo, Hozomon, o Puerta del Tesoro.

Al atravesar la puerta, a la derecha, nos encontramos con una impresionante pagoda de 5 pisos de altura y, justo en frente, podemos ver el edificio principal del templo, el Kannondo Hall, dedicado al Dios Kannon y que alberga una estatua de éste que nunca ha sido mostrada al público. A ambos lados entre Hozomon y el Kannondo Hall tenemos puestos de venta de artículos para los visitantes al templo.

Helados, taiyakis y Asahi

Al pasar por delante de un puesto de helados no pudimos resistir la tentación de refrescarnos. Así que decidimos comer uno de esos que hacen con hielo picado y sirope de… bueno, de lo que quieras porque tenían cientos de sabores.

Después del pequeño descanso mientras nos tomábamos el helado quisimos probar alguna de las galletas típicas que venden en los puestos del templo. Y la verdad es que no quedamos muy satisfechos con la elección, al menos yo, así que, después de estar un rato en la Nakamise Dori viendo tiendas nos dirigimos hacia una de las calles adyacentes donde recordábamos que había un puesto de Taiyakis. Para quien no lo sepa los Taiyakis son pastelitos con forma de pez rellenos, normalmente de pasta de judías típica japonesa, crema o chocolate, aunque en algunos sitios se pueden encontrar con otros tipos de relleno. Nosotros optamos por el chocolate.

Tras el Taiyaki de chocolate nos fuimos hacia el río Sumida donde, cruzando el “Red Bridge” o Puente Rojo, nos encontramos con el edificio Asahi, la marca de cervezas japonesa, y con la característica escultura que corona el complejo, una especie de llama dorada que, en realidad, representa una alegoría de la espuma de la cerveza.

Tokyo Sky Tree

Continuamos dando un largo paseo hasta que llegamos a la Tokyo Skytree, en el barrio de Sumida. Es una torre de telecomunicaciones de 634 metros de altura (incluida la antena), lo que la convierte en el edificio más alto de todo Japón, la torre de telecomunicaciones más alta del mundo y la segunda estructura artificial más alta del mundo después del Burj Khalifa de Dubai. Tengo que decir que la Tokyo Skytree no existía en nuestro anterior viaje a Tokio en el 2009 ya que empezó a construirse en el año 2008 y fue inaugurada en 2012.

La base de la torre se asienta sobre el centro comercial Solamachi, de ocho plantas de altura, con más de 300 restaurantes y tiendas de todo tipo.

Llegados a este punto he de deciros que tuvimos un enorme fallo en nuestra planificación, y es que el 15 de Agosto, al igual que en España, es festivo en Japón, cosa que desconocíamos totalmente. Así que, si en un día laborable normal cualquier sitio de Tokio está repleto de gente no os podéis ni imaginar la cantidad de personas que había en el Centro Comercial y en la propia Torre.

Recorrimos como pudimos varias plantas del centro comercial pero nos fue imposible encontrar algún sitio libre para comer, en todos los restaurantes había una cola tremenda. También era larguísima la cola de gente esperando para subir al mirador de la torre, a unos 350 metros de altura. Así que, después de un buen rato mirando tiendas y buscando un restaurante libre para comer, como se nos hacía un poco tarde y visto el panorama, decidimos alejarnos unas cuantas calles para buscar algún sitio donde llenar el estómago.

Después de comer, como la afluencia de gente en el Centro Solamachi y en la Skytree no aflojaba decidimos volver hacia Ueno y pasar la tarde en Akihabara descansando, que también nos hacía falta. Al día siguiente iríamos a la Torre de Tokyo para subir a los miradores, ya que en el 2009 no habíamos podido hacerlo. Pero eso ya es otra historia.

Salu2.

PD: dedicado especialmente a Laia Miranda, fiel seguidora de este blog y que espero disfrute leyendo esta entrada tanto como las anteriores. Gracias 😉

Pin It on Pinterest